Por Andalucía

BQ8

Programa de Gobierno

MOVILIDAD Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO

8.1 Movilidad

El transporte y la movilidad es un servicio fundamental que precisa políticas para garantizar su acceso a todas y todos los andaluces. En este sentido, el actual gobierno no ha dado ningún paso para la tramitación de la Ley de Movilidad de Andalucía, de la que se cuenta con un anteproyecto de ley en fase de elaboración desde 2014.

La pandemia, así como la crisis derivada de la misma, ha puesto de relevancia la importancia de contar con un sistema robusto público que nos proteja. Ensanchar lo público para poder afrontar los problemas que nos afectan a todas y todos, es uno de los aprendizajes que debemos tener presentes en la fase de recuperación social y económica, para lo que es imprescindible abordarla desde el convencimiento que debemos superar los problemas estructurales -derivados de décadas de deterioro de los servicios públicos- de nuestra sociedad.

En materia de movilidad y transportes, debemos poner fin a una época en la que los recortes en la movilidad a media-corta distancia y aquellas destinadas a las mercancías, debiéndose articular medidas para recuperar el ferrocarril como medio de transporte público, social y sostenible fundamental para vertebrar el territorio andaluz y enfriar nuestro planeta.

En este contexto los Fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia son una oportunidad única para impulsar las infraestructuras y reforzar el servicio ferroviario. El debate de los mismos debe centrarse en el para qué precisa y necesita Andalucía participar en los fondos. Uno de estos motivos, uno de esos proyectos es articular una red de transporte con las que seamos capaces de afrontar tres retos de vital importancia: cambio climático, vaciado de la Andalucía rural y cambio del modelo productivo.

  1. Aprobar la Ley de Movilidad Sostenible, que regule un programa de servicios de transporte público colectivo en Andalucía e infraestructuras, un programa de servicios logísticos y las inversiones para la transición en las aglomeraciones urbanas, entre otras medidas.
  2. Impulsar, en el marco de una movilidad urbana sostenible, el cumplimiento de todos y cada uno de los objetivos y líneas estratégicas de actuación, directrices y propuestas contempladas en el Plan Andaluz de la Bicicleta, consignando para ello las partidas presupuestarias necesarias.
  3. Llevar a cabo la ejecución de un Plan de Recuperación de la Inversión Pública en las infraestructuras que necesita Andalucía para vertebrar Andalucía desde la cohesión social, la igualdad de oportunidades y su desarrollo económico. Desarrollar un programa para la mejora de la red secundaria de carreteras de Andalucía, en coordinación con las Diputaciones Provinciales destinado principalmente a la mejora de la seguridad vial y priorizando aquellas vías que dan servicios a zonas en riesgo despoblamiento.
  4. Elevar los niveles de ejecución presupuestaria, sobre todo en materia de inversión y en concreto de los fondos europeos, para la apuesta por programas que tenga una huella en el empleo de forma más inmediata, así como garantizar que las inversiones se queden en las provincias donde estratégicamente han sido diseñado, como las ITIS de Jaén y de Cádiz.
  5. Continuar impulsando el desarrollo de una red autonómica de plataformas intermodales y logísticas situadas en las diferentes aglomeraciones urbanas, con destino al transvase de mercancías desde el tren a los camiones y furgonetas en la tarea del abastecimiento cotidiano y dentro del último kilómetro de los desplazamientos de las mercancías con los objetivos de facilitar la sostenibilidad de las actividades de logística, el intercambio modal, y el transporte y distribución de mercancías de manera sostenible.

Recuperar el Ferrocarril

  1. Impulsar, junto a otras instituciones y agentes sociales y económicos, una estrategia andaluza por la recuperación del ferrocarril – como medio de transporte público, social y sostenible fundamental para vertebrar el territorio andaluz-, dentro de una estrategia global de transporte en Andalucía, en la que incorporar de forma priorizada los proyectos necesarios en esta materia en una propuesta ambiciosa de cara a los Fondos de Europeos de Recuperación y a los presupuestos autonómicos y generales. Solicitándole formalmente al Ministerio de Fomento y mostrando la disposición de la Junta de Andalucía a colaborar y cofinanciar, el desarrollo de proyectos para que el ferrocarril se constituya en la columna vertebral del transporte, tanto de mercancías como de personas, en la Comunidad Autónoma, incrementando la cuota modal del mismo, promoviendo las redes, la intermodalidad y los servicios ferroviarios:
    1. Desarrollo del ferrocarril de cercanías en las aglomeraciones urbanas de Andalucía, así como la recuperación de las líneas ferroviarias convencionales infrautilizadas o en desuso.
    2. Elaborar un plan para el establecimiento de relaciones ferroviarias entre los municipios andaluces mayores de 20.000 habitantes, con una primera fase dirigida a conectar aquellos que cuentan con una población superior a los 50.000 habitantes y que carecen de conexión ferroviaria.
    3. Priorización de aquellos proyectos que se enclaven tanto en estrategias frente al vaciado de las zonas rurales y de interior, donde los autobuses del mundo rural permitan acceder a las estaciones ferroviarias, en vez de hacer la competencia a los trenes regionales, como en planes de industrialización y diversificación económica.
    4. Plan de Recuperación de las líneas y frecuencias de los servicios ferroviarios de trenes regionales y de grandes distancias, donde restablecer además los trenes nocturnos.
    5. Solicitar desde la Consejería con competencias en Fomento al Gobierno central y al Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, la instalación del Centro de Competencias Digitales en Bobadilla Estación a través de ADIF mostrando su disposición a cooperar en su desarrollo.
  2. Proteger el Patrimonio Industrial asociado a los ferrocarriles andaluces como Bien de Interés Cultural, y la conversión de sus trazados en vías verdes, como gran proyecto de desarrollo sostenible.

Transporte Público Colectivo

  1. Recuperar antes de la finalización de este año todos y cada uno de los servicios que se han visto reducidos a raíz de la Pandemia del Covid-19, ampliándose aquellos que con anterioridad a la crisis eran deficitarios principalmente los que afectan a los municipios con problemas o riesgo de problemas de despoblamiento.
  2. Culminar la elaboración de los planes de transporte metropolitano pendientes, y proceder a la ampliación progresiva del número de municipios integrados en la red de consorcios metropolitanos de transporte, procediendo a acuerdos con los ayuntamientos, a modificaciones normativas y a los cambios estatutarios necesarios que permitan extender el servicio.
  3. Impulsar medidas la integración tarifaria y  coordinar horarios de los distintos transportes públicos que favorezcan su uso multimodal, así como tomar en consideración la accesibilidad y la intermodalidad del transporte en futuras reformas normativas relacionadas con la ordenación del territorio y la planificación urbanística.
  4. Actuar de forma inmediata para la mejora de las condiciones laborales de las y los trabajadores de los Metros y Tranvías de Andalucía garantizando la equiparación de las condiciones laborales (salario, horas, jornadas, tiempos máximos de conducción, etc.) al tiempo que trabajar para recuperar por parte de la Administración de forma progresiva la gestión de las diferentes empresas explotadoras donde tiene participación, para evitar la salida de capitales fuera de Andalucía y abaratar así progresivamente el coste a las arcas públicas de los presupuestos generales de cada año.

Taxis

  1. Defender al Taxi frente a la uberización del transporte de personas en vehículos turismo. Andalucía no puede seguir la estela de Madrid que ya ha anunciado que va a crear una autorización VTC autonómica, ilegal, que permita que esas multinacionales destruyan, a través del intrusismo y la competencia desleal, la economía de los miles de familias que viven del taxi prestando un servicio esencial para la comunidad.
  2. Establecer un marco regulatorio común para la Comunidad Autónoma de Andalucía para el sector de arrendamiento de vehículo con conductor (VTC) limitando el número de licencias, interviniendo las tarifas y condiciones de la contratación previa de arrendamiento de vehículos con conductor, estableciéndose un intervalo de tiempo mínimo de 30 minutos entre la solicitud de la prestación de cada servicio contratado y la recogida de los pasajeros de forma efectiva.
  3. Incrementar la inspección a las VTC para garantizar el cumplimiento tanto de las condiciones laborales de sus empleados como las normativas de sus vehículos.

8.2 Ordenación del territorio

El paisaje es el legado de la memoria de un territorio. Cuidarlo no es solo un ejercicio de responsabilidad o civismo del presente, sino también la mejor forma para lograr que las generaciones futuras puedan disfrutarlo y aprender a respetarlo. En plena emergencia climática, es necesario impulsar un cambio de conciencia colectiva y no repetir los errores del pasado.

La gestión de las derechas, allá donde gobierna, representa todo lo contrario de esta concepción. Se trata de una forma de entender la política contraria a los intereses de la ciudadanía y del medioambiente, basada en un modelo especulativo que apuesta por una política vinculada estrictamente a los designios del capital financiero y los fondos de inversión.

Bajo la premisa de la simplificación de trámites y la agilización de procedimientos, la Junta de Andalucía ha enmascarado el retroceso a un modelo basado en la depredación del territorio y los recursos. Fieles ejemplos son la Ley Integral de Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA) o la desaparición de la imprescriptibilidad para restaurar la legalidad urbanística cuando se construye sobre suelos no urbanizables especialmente protegidos.

Frente a este modelo que busca efectos revulsivos económicos cortoplacistas, hay una alternativa verdaderamente sostenible que no nos devuelva a la Andalucía del pelotazo urbanístico, y que crea realmente en el municipalismo y en la lucha contra la despoblación, problema convertido a día de hoy en una cuestión de Estado.

  1. Llevar a cabo la modificación de la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, para frenar el proceso de especulación con el suelo andaluz y, en particular, con el suelo rústico.
  2. Poner en marcha un Plan de rehabilitación, renovación y regeneración urbana, tanto para el parque residencial público y privado, como para los edificios y espacios públicos.
  3. Propiciar los espacios comunes en los núcleos urbanos que primen las zonas verdes que proporcionen sombra, con prioridad peatonal y eliminando toda barrera arquitectónica, física o simbólica, así como invertir y promocionar el transporte público.
  4. Revisar los planes de ordenación territorial y urbanismo andaluces, para que el soporte físico de nuestra economía impulse y promueva el «empleo verde», evitando la destrucción de suelos productivos y de alto valor ecológico que son susceptibles de albergar modelos de negocio sostenibles y de gran valor añadido a través de la agricultura ecológica y con denominación de origen, la gestión forestal sostenible o el ecoturismo; facilitando el acceso y promoción al pequeño comercio de producto local, que fija la riqueza al territorio y evita los grandes movimientos de mercancías que desplazan a las propias; o diseñando infraestructuras de transporte colectivo, con el tren como modo principal, para evitar las emisiones de gases de efecto invernadero y, además, crear empleo local para dar servicio público y evitando la inversión en nuevas carreteras.
  5. Modificar la LISTA para lograr una gestión urbana democrática y sostenible frente a los procesos de gentrificación y turistificación.
  6. Aprobar la Ley Andaluza del Paisaje basada en la Carta Europea del Paisaje.
  7. Finalizar y poner en marcha de la Guía para la instalación de parques fotovoltaicos y eólicos que fue retirada ante la presión del lobby del sector provocando que hoy por hoy la planificación pase únicamente por la vía especulativa sin entender ni el impacto paisajístico y medioambiental, ni el impacto económico que puede generar.
  8. Presentar una Ley de Comarcas de Andalucía, para vertebrar el territorio dotando a las comarcas de competencia necesarias para potenciar su desarrollo y cooperar para contar con equipamientos, infraestructuras y servicios públicos compartidos.
  9. Poner en marcha un programa de apoyo y fomento de la arquitectura y el urbanismo bioclimático, priorizando dicho programa en los centros de infantil y primaria y en los centros de atención a las personas mayores.