Por Andalucía

BQ1

Programa de Gobierno

UNA ECONOMÍA PARA LA TRANSFORMACIÓN DE ANDALUCÍA

1.1 Fiscalidad y Financiación Autonómica

Tras las secuelas de la crisis anterior, que generó más desigualdad y que concentró la riqueza en pocas manos, llegó la crisis mundial desencadenada por la pandemia de la Covid-19. Desde los poderes públicos se entendió que las recetas de salida de la crisis anterior no valían para esta. Por ello, desde el Gobierno central se aumentaron las transferencias a las comunidades autónomas y se pusieron en marcha un paquete de medidas de escudo social para proteger a la ciudadanía y al tejido empresarial.

Sin embargo, el Gobierno andaluz no ha sido capaz ni de ejecutar la totalidad de las ayudas recibidas, ni de poner en marcha una fiscalidad justa, ni un modelo económico próspero y sostenible en el tiempo.

Bajo la premisa del agravio a Andalucía, el cinismo del Gobierno de las derechas se define por pedir con una mano más financiación externa, mientras que con la otra se dedica a amparar el escaqueo fiscal de las rentas más altas.

La “bajada masiva de impuestos” es una política a contracorriente que ataca a los principios constitucionales y el Estatuto de Autonomía en lo relativo a la progresividad que ha de caracterizar al sistema fiscal. Andalucía lleva sufriendo la misma durante más de cinco años, cuyo resultado es la contradicción de amparar que ser rico sale cada vez más barato, mientras que se siguen agudizando los problemas de desigualdad, paro o precariedad.

Para el próximo ciclo va hacer falta tener altura de miras para afrontar las secuelas de las crisis previas y combatir las consecuencias económicas y sociales derivadas de la Guerra de Ucrania iniciada por la invasión de Rusia, que, además de una desgarradora crisis humanitaria, está provocando un duro impacto en la economía internacional.

  1. Llevar a cabo una reforma fiscal que permita recuperar el principio de progresividad fiscal y la capacidad recaudatoria, recogidos en la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía, para garantizar unos servicios públicos de calidad:
    1. Presentar proyectos de ley de fiscalidad ecológica (emisiones de gases de efecto invernadero, uso energías no renovables, la generación de residuos, especialmente los peligrosos, o los vertidos a aguas litorales, entre otros supuestos), actualización de fiscalidad al juego o tasas a las grandes superficies, así como fortalecer todos los mecanismos de inspección para luchar frente al fraude fiscal y la economía sumergida.
    2. Limitar por arriba las bonificaciones fiscales que se puedan llevar a cabo, estableciendo tramos para que las mismas sean graduadas según el nivel de renta: a menos ingresos más bonificaciones. Incorporar ajustes de cara al desarrollo de distintas estrategias: reto demográfico o la lucha frente al cambio climático.
    3. Incorporar bonificaciones de hasta el 90% en la ley de tasas por precios públicos para los servicios que se prestan al sector agroalimentario para aquellas explotaciones tradicionales, que fijan población en el medio rural y con una producción sostenible medioambientalmente.
  1. Trabajar por y para que se produzca la reforma del sistema de financiación autonómica en todos sus términos, que comprenda establecer un nuevo reparto que deje de ser lesivo para Andalucía, así como una apuesta por la armonización fiscal para garantizar la igualdad entre comunidades autónomas.
  2. Exigir un aumento del Fondo de Compensación Interterritorial recortado durante el gobierno de Mariano Rajoy.

1.2 Repensar el modelo económico Andaluz

El modelo productivo andaluz sigue basándose en sectores que presentan una gran vulnerabilidad ante la situación actual de crisis energética global, deterioro ambiental y crisis climática. Son sectores principales, la agricultura, el turismo o el comercio, los que están sufriendo más fuertemente estas problemáticas. Además, hay que tener en cuenta que son sectores en los que la precariedad y el subempleo se ceban especialmente. El Gobierno de las derechas ha acelerado una tendencia ya iniciada en los gobiernos anteriores del PSOE, con políticas que han esquilmado el rico patrimonio natural andaluz, han acosado con un urbanismo especulativo todo el frente litoral y no han cuidado de los recursos de los que dependen los y las agricultoras andaluzas, así como el sector turístico. En Por Andalucía queremos promover una transformación profunda del modelo productivo, para caminar hacia un modelo que tenga su base en la sostenibilidad económica, medioambiental y social, más diversificado, con capacidad de avanzar paralelamente en salvar los problemas estructurales que padecen los sectores principalmente consolidados en nuestra tierra. Todo ello con el objetivo de lograr unos sectores generadores de estabilidad, calidad y aumento del empleo.

 Agricultura, Ganadería y Pesca

  1. Diseñar y aprobar la Ley de Agricultura, Ganadería y Soberanía Alimentaria, que establecerá la base sobre la que se sustentará el nuevo modelo agroecológico andaluz para:
    1. Delimitar los márgenes comerciales a lo largo de la cadena agroalimentaria, regular el uso de las marcas blancas o de distribuidor y definir las prácticas consideradas como abusivas.
    2. Regular el acceso a la tierra y su función social. Aprobar un plan de uso social de la tierra, que contemple la creación y desarrollo de un banco de tierras públicas, medidas para la cesión de la explotación en transición por abandono o jubilación del titular y la paralización de venta de suelo público andaluz de carácter rústico de interés agrícola y forestal.
    3. Establecer medidas de fomento para la reutilización de subproductos agrarios.
  1. Poner en marcha el Plan de Ordenación Agrícola y Ganadero dirigido a la gestión adecuada de los distintos territorios agrícolas o ganaderos, con el fin de evitar el uso especulativo de los mismos.
  2. Poner en marcha un programa de ayudas para la instalación, modernización y ampliación de las industrias de transformación en el sector agroalimentario.
  3. Poner en marcha un programa de protección y defensa de los sistemas de cultivos y la ganadería sostenibles y tradicionales ligados a la conservación del patrimonio agrario y puesta en valor de los servicios ecosistémicos que prestan.
  4. Desarrollar de forma planificada, contando con la participación de todos los agentes implicados, y sostenida en el tiempo, los dragados de los puertos pesqueros tradicionales en nuestra tierra.
  5. Favorecer desde las instituciones públicas, los canales cortos de comercialización de la producción agroganadera ecológica de temporada y cercanía llevando a cabo, entre otros, un programa de puesta en activo e instalación de cocinas y comedores en centros públicos (colegios, institutos, universidades, centros penitenciarios/ hospitales, etc.) para usuarios y familiares, con productos agroganaderos de cercanía.
  6. Prohibir el cambio de uso del suelo de secano o forestal para su utilización con explotaciones agrícolas o ganaderas de carácter superintensivo.
  7. Planificar en colaboración con los sectores productivos las especies, el número de hectáreas y las características de dichos productos para reducir al máximo los excedentes de producción que se tiran cada temporada por falta de demanda o para que no bajen sus precios.
  8. Desarrollar la Ley 16/2021, de Cadena Alimentaria, y cumplir desde el Gobierno andaluz con todas las obligaciones y objetivos previstos en dicha norma para garantizar precios justos, poner fin a la venta a pérdidas y acabar con otras prácticas abusivas que asfixian a la agricultura y ganadería andaluza. Para ello, es imprescindible aumentar el número de inspecciones para el control de prácticas abusivas y poner en marcha el observatorio de precios.
  9. Proveer partidas presupuestarias que aseguren la cofinanciación necesaria para ejecutar la totalidad de los fondos europeos disponibles para el Pilar II de la Política Agraria Común (PAC).
  10. Adecuar de forma urgente el Plan Forestal Andaluz a la nueva PAC y a la Estrategia Forestal Europea fomentando la participación de los sectores afectados (municipios, propietarios de terrenos, empresas y habitantes de las zonas), dotando de la financiación necesaria para fomentar proceder a la conservación y el aprovechamiento cuidadoso y razonable de los montes andaluces mediante actividades madereras, agroganaderas, micológicas, uso de aromáticas, turismo de naturaleza, etc.
  11. Apoyar la implantación de ecoesquemas atractivos en el marco de la PAC, teniendo en cuenta que Andalucía es la comunidad autónoma con mayor superficie destinada a la producción ecológica (1.065.259 hectáreas).
  12. Asumir el compromiso de crear una partida presupuestaria suficiente para establecer medidas para el relevo generacional y la incorporación de la mujer en el campo.
  13. Dar prioridad en Andalucía el modelo de la agricultura y la ganadería tradicional, familiar y sostenible, que al estar ligada al territorio genera población y puestos de trabajo, que tiene como objeto la generación de rentas del trabajo y no del capital, así como garantizar la soberanía alimentaria, como elementos para mantener un medio rural vivo.
  14. Realizar una apuesta decidida por la ganadería extensiva y por las explotaciones familiares, dado que previenen los impactos en el territorio, en los consumos de agua, la gestión de residuos, la alimentación, entre otras cuestiones.
  15. Trabajar junto al sector de la pesca para que en la Unión Europea se fijen cuotas equilibradas, especialmente en la flota mediterránea, e impulsar un plan de ayudas para amortiguar la afección al sector de manera que se asegure la viabilidad del sector pesquero andaluz de cara al futuro, implantando además la figura del guardapescas, que ya existe en otras comunidades.
  16. Adoptar medidas para frenar la expansión de Rugulopterix Okamurae e impulsar ayudas directas a la pesca por las pérdidas ocasionadas por la propagación del alga invasora. Destinar además recursos públicos para invertir en el aprovechamiento de las algas invasoras en la elaboración de productos como cosméticos o plantillas de zapatos, en toda Andalucía.
  17. Garantizar medidas para la protección del producto y denominación de origen andaluz, así como los procedentes de la agricultura, la ganadería y la pesca ecológica.
  18. Proteger a los cultivos tradicionales, de alto valor ecológico, como el olivar en pendiente o la uva pasa de la Axarquía. Lograr el aprovechamiento forestal e impulso a la industria de transformación de estos productos.
  19. Remitir a la Mesa del Congreso de los Diputados una Ley que aborde el cultivo, consumo y comercio del Cannabis y sus derivados, para poner bajo control público esta sustancia y los recursos que genera, limitar el poder de las mafias e impedir el acceso a los menores de edad.
  20. Establecer una estrategia de recuperación y mantenimiento de las vías pecuarias que permitan la actividad ganadera y que impida la usurpación de estos caminos públicos, así como del restante patrimonio asociado a la ganadería y al pastoreo.

Turismo

  1. Poner en marcha una estrategia de recuperación del sector contando con todos los agentes que lo conforman, con recursos suficientes, con el máximo objetivo de convertir al turismo en un motor económico sostenible económica, social, medioambiental y laboralmente sostenible a través de las siguientes medidas:
    1. Aprobar el Plan de Calidad de Empleo en el Sector Turístico, con medidas tales como el impulso de un distintivo de Sello de Calidad del Empleo en establecimientos del sector obligatorio para el acceso a cualquier iniciativa pública.
    2. Aprobar el Plan de Acción sobre la seguridad en el empleo específico para el sector turístico, acompañado de un refuerzo de la inspección para asegurar su cumplimiento.
    3. Llevar a cabo programas de formación profesional y fomento de empleo enfocados en torno a la calidad o seguridad del empleo y de recualificación y/o recolocación en otros subsectores de la hostelería o en otros sectores productivos, al menos mientras se recuperan los niveles de actividad turística.
    4. Impulsar el papel de la negociación colectiva sectorial, las Comisiones paritarias de los Convenios y los espacios de participación y consenso de los agentes sociales, sindicales y patronales, para abordar las implicaciones laborales de la actual situación del sector.
    5. Vincular al mantenimiento del empleo, las medidas económicas y fiscales para las empresas como criterio transversal, situando el principio de que “hay que salvar las empresas para salvar los empleos”, incorporando en estas medidas a otros sectores que dependen en gran medida del turismo (taxis, lavanderías, empresas suministradoras, etc.).
  1. Impulsar una ley de viviendas turísticas, para regular de forma integral y sostenible la comercialización de estancias en viviendas turísticas, con el objetivo de lograr una oferta turística equilibrada, evitando la competencia desleal, la especulación inmobiliaria de grandes mercados, garantizando el cumplimiento de las normativas urbanísticas y preservando los derechos de la población residente.
  1. Impulsar la Ley Andaluza sobre Clasificación Hotelera en la que se establezcan servicios mínimos obligatorios en cada categoría de obligado cumplimiento y se incorporen los siguientes conceptos para la clasificación: huella en la calidad del empleo, estacionalidad, huella carbono (compra de cercanía), así como otras cuestiones que han sido demandadas en Mesa de Turismo.
  2. Poner en marcha el Plan Andaluz frente a la Estacionalidad Temporal y Territorial del Turismo que incluya, al menos las siguientes medidas:
    1. Duplicar el presupuesto de los apartados del Plan de Acción que tengan que ver con el turismo de Interior, el medioambiental y/o histórico-cultural.
    2. Poner en marcha, en coordinación con otras consejerías competentes, un paquete de inversiones planificadas en el tiempo en el patrimonio natural, histórico, etnográfico y cultural de Andalucía, que mejore los atractivos turísticos fuera de temporada veraniega.
    3. Llevar a cabo un programa de promoción del turismo rural sostenido en el tiempo.
    4. Impulsar medidas fiscales que beneficien exclusivamente a los establecimientos abiertos durante todo el año.
  3. Impulsar la Guía para las Entidades Locales para la gestión sostenible de las administraciones de sus espacios públicos y entornos, naturales y urbanos, en términos de cuidado, adaptación, limpieza, requisitos/protocolos de salud pública y seguridad, etc., estableciendo distintivos de carácter anual al cumplimiento de dicha guía.
  1. Desarrollar un inventario del suelo hotelero y de instalaciones turísticas en Andalucía, como base para la realización de cambios normativos que protejan el suelo de uso hotelero de operaciones especulativas.
  1. Potenciar el turismo gastronómico ecológico y el agroturismo, de la mano de mercados y productores locales, grupos de consumo y con el apoyo del sector hostelero.
  1. Lanzar un programa de ayudas públicas para la rehabilitación de edificaciones vacías y/o ruinosas, para su conversión en alojamientos rurales, destinado a aquellos municipios o núcleos urbanos de la denominada como Andalucía vaciada, estableciendo incentivos progresivos según el porcentaje de población perdida en los últimos 20 años.
  1. Desarrollar un plan vacacional que garantice el descanso a las personas sin ingresos o con ingresos limitados, a la vez que se refuerza los negocios locales andaluces. Su funcionamiento será similar al del Imserso, pero por rentas en lugar de por franjas de edad.

Comercio

  1. Recuperar el consenso en el seno de la Mesa Andaluza de Comercio, derogando las distintas normativas por las que se aumentan los días y zonas de apertura en festivo de las grandes superficies, por sus efectos negativos en el pequeño y mediano comercio andaluz. Incrementar las convocatorias de ayudas al asociacionismo comercial y los centros comerciales abiertos y mantener las campañas de promoción del pequeño y mediano comercio y vincular programas, como la tarjeta monedero, preferentemente a la compra en pequeños y medianos comercios.
  1. Derogar los Decretos-leyes de simplificación de 2020 y 2021 por sus efectos negativos en cuanto al pequeño y mediano comercio de Andalucía.
  1. Abrir un proceso de diálogo del conjunto de los agentes sociales del sector, desde el compromiso expreso con la “Alianza por el Comercio de Andalucía”, aprobada por unanimidad en el Consejo Andaluz del 23 de octubre de 2018 para actualizar y adaptar sus contenidos al escenario actual.
  1. Rectificar junto a los agentes predominantes en el sector (Comercio Andalucía) las ayudas a Centros Comerciales Abiertos y Asociacionismo Comercial duplicando la cuantía de la convocatoria.
  1. Ayudar al pequeño comercio limitando la concesión de licencias de grandes superficies y lobbies, promocionar el comercio de barrio sostenible, garantizar los recursos para el plan integral de comercio interior y convocar anualmente las ayudas a los centros comerciales abiertos.
  1. Presentar un nuevo proyecto de ley para la renovación del Decreto Legislativo 2/2012, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Comercio Ambulante, elaborado a partir de las propuestas de las organizaciones y colectivos de comerciantes ambulantes de Andalucía.
  1. Desarrollar un plan de apoyo a las empresas (principalmente Pymes y autónomos/as) en sus esfuerzos por integrar sus establecimientos físicos con el comercio electrónico, especialmente las asociaciones empresariales que trabajan en plataformas comunes.
 

1.3 Cambio del Modelo Productivo Andaluz

La progresiva desindustrialización en Andalucía, y en especial en la Bahía de Cádiz o Jaén, se ha convertido en uno de los problemas más importantes de su economía y estructura social. Desde el cierre de Santana Motor hace 10 años en Linares o el cierre de Delphi hace 14 en Puerto Real, hasta la situación actual de la planta de Airbus en Puerto Real, Abengoa, Alestis y Aernnova, o las movilizaciones del sector del metal de Cádiz, Andalucía precisa de actuaciones urgentes para rescatar a uno de sus principales motores de riqueza y de empleo.

Hoy, la Junta de Andalucía no cuenta con una Estrategia Industrial eficaz, ni con un plan claro para recuperar toda la industria perdida, ni para impulsar la transformación del modelo productivo en nuestra tierra. Se han de explorar las posibilidades de otras industrias emergentes, que permitan reforzar la solidez del modelo productivo andaluz.

“Esto del cambio del modelo productivo no va conmigo”. Con esta afirmación del Consejero de Hacienda, actual gurú económico del PP, se resume todo. Han sido tres años en los que la pandemia se han ofrecido muchas oportunidades totalmente perdidas a la hora de abordar el necesario cambio del modelo productivo andaluz, debido principalmente a un gobierno sin voluntad alguna de poner los recursos de los que ha dispuesto y dispone aún, para ello.

Los Fondos Europeos de Recuperación, así como el diseño del Marco Europeo (FEDER y FEADER) 21-27, representan una gran oportunidad para Andalucía. No se puede permitir que una parte de estos fondos se estén guardando para mañana, sin atender las necesidades existentes a día de hoy.

Voluntad y recursos para cambiar el modelo productivo Andaluz

  1. Poner en marcha con la cooperación entre las diferentes administraciones y agentes sociales, la Estrategia Andaluza por el Cambio del Modelo Productivo, destinando para la misma tanto los recursos extraordinarios (más de 4.000 millones de euros en la actualidad) como ordinarios (Marco Europeo 21-27) para la generación de acciones propias, y para complementar y multiplicar las sinergias y efectos de las acciones que se van a impulsar desde el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia que está llevando a cabo el Gobierno central directamente o a través de la colaboración público-publico con otras administraciones o público-privado a través de las distintas convocatorias.
  1. Impulsar de manera urgente un plan de choque, dotado con al menos 800 millones de euros extraordinarios, junto a la activación de otros fondos y recursos de los que ya se disponen recursos específicos, para hacer frente a las consecuencias de la crisis derivada del conflicto bélico ocasionado por la invasión rusa de Ucrania.
  1. Impulsar la aprobación de la Ley de Banca Pública Andaluza sujeta al control parlamentario, que intervenga directamente en el circuito del crédito, que oriente prioritariamente su actividad a dar crédito a las pymes, a nuevas inversiones de desarrollo generadoras de empleo y que pueda desempeñar todas las funciones bancarias. El gobierno de la Banca Pública debe estar inspirado por los principios de profesionalidad, independencia, responsabilidad social, banca ética, transparencia, participación y control social.

Diversificación de nuestra economía: Universidad, I+D+i, Transición Energética

  1. Poner en marcha un Plan Transversal por el Cambio del Modelo Productivo desde tres líneas fundamentales: la Universidad, con una financiación que paulatinamente en cinco años iguale a Andalucía con los niveles en inversión europea en I+D+i, como motor; la reindustrialización y la transición energética como correas de distribución; y la formación y profesionalización como herramientas fundamentales para romper la dinámica económica andaluza de dependencia estructural.
  1. Revertir los recortes producidos en los últimos presupuestos en el Programa de Investigación y desarrollo, 70 millones de euros (-14%) en 2021 y 150 millones de euros (-45%) en 2022, para a partir de ahí incrementar de manera gradual la inversión pública en I+D+i e incentivar la privada para converger con la inversión media europea per cápita.
  1. Llevar a cabo una campaña para que las empresas conozcan las oportunidades que les brindaría implementar programas de I+D+i y dedicar recursos a la investigación, al tiempo de impulsar un código ético y de buenas prácticas de obligada suscripción a empresas que reciban subvenciones públicas.
  1. Aumentar el número de contratos de captación y retención del talento, para transformar a Andalucía en un polo y atracción para investigadores e investigadoras en el ámbito público.
  1. Confeccionar el Plan Andaluz de Energías Renovables, que incluya toda la investigación, desarrollo, fabricación e instalación y que reduzca drásticamente el consumo de combustibles fósiles. En este plan andaluz se debe de contener las especificaciones de los incentivos para la instalación energética de autoconsumo y el desarrollo de comunidades energéticas.

Industria y empleo verde

  1. Poner en marcha una Estrategia Andaluza para la diversificación e industrialización de Andalucía dirigiendo a ello los fondos extraordinarios de recuperación y los ordinarios también, consignando el 50% de los fondos que corresponden a la Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-EU) y que cuente con el impulso de un Observatorio Andaluz para la Diversificación Industrial, que planifique, diseñe y oriente a las empresas en el impulso de un nuevo modelo productivo industrial y energético ambientalmente sostenible, económicamente viable y socialmente justo. Observatorio que será el encargado de orientar los recursos de forma transversal de todas las consejerías en este sentido.
  1. Aprobar un plan de reindustrialización verde con inversión masiva en sectores esenciales y estratégicos, a través de equipos y componentes de energías renovables, química verde, materiales para la rehabilitación energética, vehículos para el transporte público y la movilidad urbana sostenible, a partir de la Ley de Economía Circular y la completa descarbonización de la economía.
  1. Dotar con recursos la estrategia aeroespacial y naval en Andalucía, para asegurar el empleo, transitando a una diversificación de los sectores en el marco de una economía que prime los usos civiles en lugar de los usos armamentísticos.
  1. Apoyar el apoyo al sector minero, bajo el respeto con el medioambiente y los objetivos de la transición ecológica.
  1. Evitar cierres, EREs, y deslocalizaciones de empresas que hayan recibido fondos públicos o estén dando beneficios, a través de medidas de ámbito legal y administrativo, penalizando a estas empresas e impidiendo su concurrencia a futuros incentivos y contratos públicos.
  1. Establecer una moratoria en la implantación de grandes industrias contaminantes en Andalucía, incentivando su transformación a industrias limpias.
  1. Tras el éxito alcanzado con la firma del convenio colectivo del sector del metal de Cádiz, vigilar el cumplimiento del acuerdo alcanzado e impulsar sus efectos positivos al resto del sector del metal de Andalucía.
  1. En relación con la industria biomédica y farmacéutica, fomentar la investigación biosanitaria con criterios de interés general y financiación pública suficiente, evitando la influencia negativa del lobby farmacéutico. Además, es necesario iniciar la producción pública de los productos farmacéuticos esenciales para Andalucía.
  1. Explorar y potenciar las posibilidades de la industria del videojuego en Andalucía, como vehículo de creación de empleo entre la población joven.